Los beneficios de una dieta sana

la_dieta_sana006022

La enfermedad es consustancial a la vida. Por el mero hecho de nacer estamos expuestos o podemos portar desde el nacimiento un sinfín de pequeñas y grandes enfermedades, que de media y con más o menos achaques, nos permiten vivir entre 70 y 80 años (algo más a las mujeres).

Hay enfermedades sobre las que poco podemos hacer desde el punto de vista individual, pero no es el caso de muchas que se incrementan claramente con la obesidad.

la_dieta_sana006018En una publicación del Ministerio de Sanidad y Consumo se mostraba el aumento de riesgo de ciertas enfermedades en relación con la presencia de obesidad, clasificándolas en 3 grupos:

  • Riesgo muy aumentado (>3 veces): Diabetes mellitus tipo 2, Litiasis biliar, Hiperlipemia, Insulinorresistencia, Dificultad respiratoria, Apnea del sueño.
  • Riesgo moderado (2-3 veces): Cardiopatía isquémica (infartos de miocardio y angina de pecho), Hipertensión, Osteoartritis (rodilla), Hiperuricemia y gota.
  • Riesgo discretamente aumentado (1-2 veces): Cáncer (de mama en mujeres, endometrio, colon), Infertilidad, Síndrome del ovario poliquístico, Lumbalgias, Riesgo anestésico, Teratogenia.

Así pues una dieta sana no sólo influye en mantener un peso adecuado, sino también en la prevención de desequilibrios nutricionales que suponen en sí mismos una enfermedad o favorecen su desarrollo.